A pesar de que nos empeñamos en que unas cuantas voces nos marquen el caminito, me he dado cuenta de que lo mejor es darse una misma los batacazos necesarios. No hay nada más revelador para el camino de una que tener la sensación de estar “equivocándote” todo el tiempo.

Escuché a lo que yo llamaba mis gurúes, a gente que tenía en el pedestal, a personas influyentes y esto solo me puso la cabeza como un bombo. Desde la absurda comparación, de verdad pensé que estaba muy lejos de convertirme en un ser humano feliz y modélico.

Cuando apagué la escucha externa, me di cientos de leches y aprendí a confiar en mí, VOILÀ, la sensación de estar equivocándome todo el tiempo desapareció porque ¿Qué pasaría si nunca te estuvieras equivocando?

Esta es la nueva Vídeo-idea del blog. Espero que la disfrutes y te deseo que te caigas tantas veces que te de igual a la próxima porque vas a saber levantarte ya que te has dado cuenta de que esto va el juego, de jugar y aprender sin parar.

 

Como siempre, me encantará leerte en los comentarios.

 

Te mando muchos besos,