Hoy estaba repasando la lista de libros que empecé en invierno y que por motivos de trabajo no he podido saborear como se merecen. He pensado que tal vez te apetece sumergirte en algunas lecturas de las que me empapo como devoradora de libros que soy. Sin querer los voy acumulando por todas partes, voy picoteando pero me dejo los buenos para el final. Es curioso pero es así.

Hoy te traigo 5 libros que me nutren, que me hacen esperanzarme con respecto a mi crecimiento y a mi bienestar y que de alguna forma traen paz ( y diversión) a mi alma. Espero que alguno de ellos te resuenen tanto como a mi y que te animes en tus vacaciones a hojearlos con dulzura en esta época donde tenemos un tiempo precioso para sentirnos a través de la lectura.

El primero de ellos es “El proceso de la presencia” de Michael Brown. Este libro es un auténtico regalo para aprender técnicas de relajación y meditación conscientes. No solo cuenta con una prosa exquisita si no que es un manual lleno de ejercicios para aprender a respirar. Sí sí, solo aprender a respirar y observar desde ahí a nuestra mente parlanchina. Ayer una amigo me dijo: “me he dado cuenta de que hay dos yoes, el que medita y el que no, y definitivamente me quedo con el que medita.” Y sin duda, después de casi un año meditando a diario puedo decir que es totalmente cierto. La perspectiva con respecto a tus problemas diarios es otra e incluso las angustias que cada una esconde con infinitud de cosas (cada una ya sabe) se vuelven al menos más llevaderas en el día a día.

El segundo libro es un pequeño recopilatorio de ilustraciones de Daniella Martí llamado “Así es la vida… o al menos así la veo yo. Su protagonista es una señora mayor super moderna que ha dejado de tener dudas y quebraderos de cabeza existenciales y vive la vida como le da la real gana. Lo guay de este libro es que te partes de la risa y relativizas prácticamente todo lo que te preocupa y lo acabas viendo como una chorrada auténtica aunque a veces no lo parezca ni lo sea. Pero eso sí, al menos tiene un efecto sanador, el de la risa, que ésta es una cura indispensable para vivir.

El tercer libro es un bombazo. No solo por su fácil lectura (ya sabéis que me encanta la comunicación sintética y fresca) si no por su argumentario feminista y empoderado. Os hablo de Coral Herrera y de su libro “Mujeres que ya no sufren por amor. Transformando el mito romántico”. La autora pone los puntos sobre las íes en cuanto a las relaciones de dependencia con hombres que no nos tratan como merecemos y sin duda alguna es un baño de autoestima de aquí te espero. Imperdible.

El cuarto tiene mucho tiempo para ti, y ni si quiera te he hablado de él porque no va con la temática del blog. Es una frikada del humorista que entrevisté hace algunos años: Miguel Noguera. Aquí puedes ver la conversación que mantuvimos en un bar de Vitoria-Gasteiz, la ciudad lluviosa y encantadora donde viví durante año y medio. Noguera es el emblema del humor absurdo y del esperpento. Su libro “Ser Madre Hoy” supuso para mí un antes y después en el humor. Me desconcierta, me saca de contexto y me hace reír a raudales. Para mí él es un gran maestro.

Y el quinto y último libro, aunque esté feo decirlo, es el que escribí yo misma el año pasado. “Confesiones de una no iluminada. Encuentra tu propósito vital y profesional a conciencia”. Una amiga me recomendó que lo leyese sin pensar que lo hubiese escrito yo. Y la verdad es que ha sido una experiencia bonita. Me ha dejado un buen sabor de boca porque desmitifico muchas teorías del crecimiento personal que nos vuelven la cabecita loca y además hay ejercicios y meditaciones para encontrar tu vocación y un trabajo que te guste tanto que forme parte de tu personalidad.

Espero que te haya gustado esta selección.

Ya me cuentas si los conoces o si tienes curiosidad por pillarte alguno.

Un abrazo enorme,